En   un   espacio   tan   singular   como   el   Claustre   de   Sant   Domingo,   Bien   de   Interés   Cultural   que   data del   año   1730,   se   crea   un   entorno   de   stands   informativos,   talleres,   ponencias   y   actividades   de concienciación    y    animación,    a    través    de    los    que    se    presentan    al    público    distintos planteamientos   para   mejorar   nuestra   vida   desde   el   respeto   a   los   procesos   naturales   de   nuestro cuerpo y nuestro entorno. En    las    cuatro    galerias    del    claustro    se    distribuyen    los    stands    informativos,    y    también    se encuentran   los   accesos   a   las   salas   en   las   que   se   organizan   los   talleres,   presentaciones   y ponencias. El   patio   central   del   Claustre   se   presenta   como   un   espacio   multiusos   en   que   se   desarrollarán actividades, que estarán condicionadas por la metereología.
En    un    espacio    tan    singular    como    el    Claustre    de    Sant Domingo,   Bien   de   Interés   Cultural   que   data   del   año   1730, se    crea    un    entorno    de    stands    informativos,    talleres, ponencias   y   actividades   de   concienciación   y   animación,   a través    de    los    que    se    presentan    al    público    distintos planteamientos   para   mejorar   nuestra   vida   desde   el   respeto a    los    procesos    naturales    de    nuestro    cuerpo    y    nuestro entorno. En   las   cuatro   galerias   del   claustro   se   distribuyen   los   stands informativos,   y   también   se   encuentran   los   accesos   a   las salas   en   las   que   se   organizan   los   talleres,   presentaciones   y ponencias. El   patio   central   del   Claustre   se   presenta   como   un   espacio multiusos   en   que   se   desarrollarán   actividades,   que   estarán condicionadas por la metereología.